Tu trabajo a tu manera siendo Psicóloga

Te escribo desde Seúl, capital de Korea del Sur.
Estoy acá viajando y trabajando, acompañando a mi marido que viene a visitar a sus clientes asiáticos.

¡Estoy que te cuento es un sueño para mi! No sólo porque siento que estoy casada con el amor de mi vida, sino por que trabajo desde donde quiero y en lo que quiero.

Antes, dependía de que otros me derivaran pacientes/clientes. Picoteaba (como decimos los chilenos cuando no estamos focalizados) en distintos trabajos. Soñaba con dedicarme 100% a atender como psicóloga y dejar los trabajos del área laboral que no me gustaban, pero me daba miedo perder mi estabilidad económica.

Me sentía atrapada, atada a la transacción hora de trabajo = dinero.
Y de pensar en cobrar más o hacer marketing, me moría de verguenza y pudor, sintiéndome una farsate o impostora.

Soñaba con ser como mis mentores (María Inés Pesqueira, Bernardo Méndez), que impactaban de una manera enorme y maravillosa a muchas personas. Pero me sentía demasiado alejada de poder ofrecer algo especial. Porque yo no creía en mi misma. 

Pero había algo en mí que me decía que tenía que hacer un cambio. Que esto era un llamado que no podía seguir haciendo oídos sordos.

Y comprendí que mis miedos eran egoístas. Que si lograba avanzar, a pesar del miedo e inseguridades, estaba viviendo mi propósito de entregar. De impactar positiva y profundamente en muchas personas.

Y así mi mentor y coach, Bernardo, me ayudó a crear un sistema que me permitiera crear un trabajo a mi manera y lanzarme con un programa que diera una solución a un nicho (público) específico.

Esto abrió un portal nuevo en mí, donde logré:

  • Ser una experta y referente en un tema
  • Trabajar con clientes/pacientes, con los que siento que el tiempo vuela y que me motivan a mejorar y seguir formándome
  • Tener un flujo constante de estos clientes/pacientes que me da tranquilidad económica
  • Aportar más, debido a que genero constantemente material (videos, artículos, ejercicios, audios) para ayudarlos a solucionar sus problemas más importantes
  • Ganar más dinero del que nunca antes había soñado 
  • Regalar material gratuito de calidad a quienes no puedan o quieran invertir, haciéndome sentir que contribuyo día a día sin tener que desgastarme 
  • Automatizar procesos para tener más tiempo para mi y los que más quiero
  • Tener una visibilidad y credibilidad que me empodera y energiza a seguir creciendo

La clave de este proceso, y esto es algo que le sirve a cualquier persona que quiera emprender o ser consultor en un tema específico, es definir cuál es tu cliente ideal o nicho. Y no sólo hacerlo desde lo que "conviene", sino de donde tu corazón te llame a aportar. 

Y este es el error número 1 que veo cuando hago asesorías a emprendedores. No saben quién es su cliente, lo que valora, cómo encontrarlo ni cuál es el problema que más necesita solucionar. Enamorarnos de resolver problemas en vez de enamorarnos de nuestro producto o servicio es la clave. 

Este año muchas psicólogas se han ido acercando a mi para que les ayude a armar un trabajo a su manera, enseñándoles a lanzar programas y ayudarlas a resolver un problema en específico.

Y es que desde el modelo tradicional de psicología, nos han enseñado que el conocimiento es algo que debemos guardarnos y cobrar por él. Y eso nos deja a merced de derivaciones o contactos para que nos lleguen pacientes/clientes, lo cuál la mayoría de las veces no es suficiente. Y deja a los "no-psicólogos" sin acceso a información valiosa.

¿Pero... y si en vez de eso, las psicólogas comenzamos a regalar herramientas, aportar valor y al mismo tiempo atraemos a clientes/pacientes que nos van a valorar aún más?


Maravillosamente, las técnicas de marketing actuales se basan en entregar valor de manera gratuita (material de calidad a través de charlas, webinarios, artículos, etc.) para así fidelizar y encantar a los posibles clientes, por lo que ayudar a que las psicólogas sean más prósperas en sus trabajos es ayudar también a cientos o miles de personas que se ven impactados positivamente por su trabajo.

¡Eureka: me di cuenta que me fascina ayudar a las Psicólogas y que así genero un enorme impacto!

Sueño con un mundo donde las psicólogas entreguemos herramientas prácticas y gratuitas para ayudar a las personas a solucionar sus problemas reales.

Sueño con un mundo donde las psicólogas seamos bien retribuidas por nuestros trabajo, y sintamos que entregar nuestro 100% no va en desmedro de nuestro autocuidado y felicidad. 

Sueño con un mundo donde las psicólogas sintamos que tenemos libertad con nuestro trabajo. Y que a través de esa libertad y realización personal, ayudemos mejor a quienes lo necesitan.

Sueño con un mundo donde las psicólogas tengamos un trabajo a nuestra manera.

Es por eso que lancé una clase gratuita exclusiva para psicólogas donde voy a profundizar en los pasos específicos que hay que dar para poder construir un trabajo a su manera.

¿Y por qué sólo psicólogas y no psicólogos? Bueno, porque siendo mujeres nos cuesta mucho más "creernos el cuento", focalizar, cobrar, poner límites, ser ambiciosas y mostrarnos.Y quiero entregar técnicas especializadas en psicología femenina al respecto.

Si eres psicóloga y quieres escuchar la clase, regístrate y descárgala en este link

¡Un abrazo!

Pame