Los SI del corazón

“Muchas no sabemos lo que queremos. Pero sí sabemos a qué le queremos decir “basta”

Esa fue la frase de la charla que me mató.

Y claro, todas hemos estado alguna vez sintiéndonos paralizadas por no poder avanzar hasta tener claridad acerca de lo que queremos.

Cuando en realidad, muchas veces lo primero es saber a qué decirle que NO, para comenzar a dejar espacio para los SI de nuestro corazón.

La charla de Tatiana Bregi estuvo llena de momentos emotivos y frases removedoras.

Pero no sólo era la fuerza y sentido que me hacían sus palabras lo que me movilizó, sino como encarnaba su mensaje. Coherencia total.

Y es que cuando estamos alineados 100% con lo que queremos, vivimos nuestros valores y vibramos con lo que nos mueve y apasiona, comunicamos al mundo de una manera radicalmente distinta.

Pero en el correr del día a día, muchas veces dejamos de escuchar lo que sentimos, y nos llenamos la cabeza de ideas, que terminan por confundirnos una y otra vez.

Y es que, como mujeres, hemos aprendido que el éxito laboral está en masculinizarnos, en dejar de sentir y sólo hacer. Cuando en realidad, la investigación está mostrando que las mujeres líderes, encarnan ciertas características de personalidad que no son una copia de lo masculino.

Lorena Gallardo, Psicóloga y socia de Tatiana Bregi en el movimiento 7 reinas, descubrió en su investigación de mujeres líderes, que éstas tienen 7 características de personalidad que puntúan más alto.

Estas características son:

1. Análisis de contingencias (capacidad de control)

2. Decisión (firmeza en la toma de decisiones)

3. Modificaciones (claridad acerca de qué necesitamos cambiar)

4. Intuición

5. Comunicatividad (capacidade de relacionarse positivamente con el ambiente)

6. Disfrute (capacidad de disfrutar y ver las oportunidades en el día a día)

7. Afectividad (capacidad de conectarnos con las emociones de los demás )

Si te das cuenta, las características de la 4 a la 7 son altamente femeninas y relacionadas con las emociones.

Pero es precisamente a las emociones a las que les tenemos miedo. Miedo a que si nos conectamos con ellas, nos muestren que no estamos contentas. Que tenemos que hacer muchos más cambios de los que pensamos. Que hay cosas a las que queremos decir basta pero no sabemos si nos la vamos a poder sin esa pareja, trabajo, grupo de amigos, etc.

Y eso, en palabras de Tatiana, implica “mover el culo para conseguir las cosas que queremos”.

Y ese “mover el culo” es exponernos a fracasar, a hacer el ridículo, a ser rechazadas.

Y es ahí donde entra el ser “perfectas” versus ser “valientes”.

Nerea de Ugarte, Psicóloga especialista en sexualidad y ahora dedicada fuertemente a trabajar por la autoestima de las mujeres, plantea que somos criadas para ser perfectas, bajo estándares de belleza imposibles de alcanzar, que nos dejan muchas veces encerradas sin siquiera ir a una entrevista de trabajo porque ese día nos sentíamos “feas”.

¿Se imaginan a un hombre dejando de ir a una entrevista por sentirse feo? ¿O evitando ir a un paseo por sentirse gordo?

No. Porque las mujeres todavía estamos siendo criadas para responder a los cánones de belleza y estar ahí para ser perfectas y adecuadas. Mientras los hombres son criados para ser valientes.

Algo que me fascina de Nerea es que es, en palabras chilenas, “cara de raja”. Dice lo que quiere, hace lo que quiere. Y todos la adoramos.

Porque ella, igual que Tatiana, se conectaron con sus emociones. Viven su trabajo de manera valiente, comunican desde el corazón. Y adivina qué: ¡son altamente exitosas en lo que hacen!

Sí. Porque tener nuestra causa clara, sacar la voz por lo que creemos, es desarrollar todo nuestros potencial.

Es decirle SI a nuestro corazón, a todo lo que somos, y no sólo a la parte “adecuada”.

Y decirle que SI a los que somos es, para mí, el acto de más profunda espiritualidad.